Sigamos aprendiendo

luisvega   enero 1, 2018   Comentarios desactivados en Sigamos aprendiendo

Llevo muchos años impartiendo formación en diferentes Escuelas de Negocios-Universidades y tengo que decir, que no puedo más que agradecer a todos los alumnos, no lo que han aprendido de mí, sino lo que yo he aprendido de ellos. Porque antes que formador, me considero aprendiz de todos los grandes profesionales con los que he tenido la suerte de compartir mis clases.

Empiezo este blog con la idea de compartir algunos conocimientos que considero que pueden ser útiles. La mayoría de los conceptos no son míos, sino que, igual que cuando imparto clase, me convierto en un simple difusor o dinamizador con el objeto de que lleguen al mayor número de personas.

En la sociedad actual de la información, la formación no puede entenderse como un traspaso de conocimientos del profesor a los alumnos, las clases magistrales pertenecen al pasado. El conocimiento está disponible a un simple click, hay fabulosos tutoriales en youtube o blogs de una enorme calidad, donde cualquier persona con interés puede encontrar contenidos de calidad. Por ello, creo que los profesores debemos convertirnos en facilitadores, en guías que ayuden al debate, al intercambio de conocimientos entre profesionales. El método del caso, inventado hace ya mucho tiempo por Harvard, unido a alumnos de calidad y motivados son la clave que marca la diferencia entre la formación excelente y la mediocridad, que desgraciadamente tanto abunda en la formación. Igualmente, las herramientas tecnológicas nos permiten mejorar mucho los métodos de enseñanza y crear entornos colaborativos en los que profesores y alumnos compartan sus conocimientos más allá de las clases.

Me siento un privilegiado de poder formar parte del claustro de profesores de diferentes Escuelas de Negocio e intento darle un enfoque fresco e innovador a la formación con el objetivo de que sea algo práctico que rápidamente pueda implantarse en las organizaciones de los alumnos.

La idea de, no entender la formación como un periodo de nuestras vidas, con un principio y un final, para a continuación proseguir con nuestras carreras profesionales, sino como un proceso continuo a lo largo de nuestras vidas y donde las fronteras entre lo personal y lo profesional cada vez tienen menor significado, es el mejor camino para convertirnos en grandes profesionales y mejores personas.

Creo, sinceramente, que entender esa nueva manera de vivir la formación basada en impartirla con modularidad, flexibilidad e incorporando contenidos enfocados al desarrollo de habilidades personales, puede marcar la diferencia.

Nos queda mucho camino de mejora, así que sigamos aprendiendo.